Recibir desde el ingreso a Maison Marie Poussepin una copia del Manual de Convivencia para conocer de antemano sus derechos y obligaciones.

Ser informado (a) sobre la organización y reglamentos del Conjunto Habitacional y conocer el equipo de trabajo, recibiendo la oportuna y suficiente documentación.

Conocer con anterioridad las instalaciones y toda la información que sea necesaria para ayudarle a tomar libremente la decisión de residir en el Conjunto Habitacional Maison Marie Poussepin, permanecer o salir de él.

Ser acogido (a) a su llegada al Conjunto Habitacional de forma individualizada para facilitar su integración, según los procedimientos establecidos.

Recibir un trato en igualdad de condiciones con los demás usuarios, sin ser discriminado.

Usar libremente los espacios y áreas sociales y beneficiarse de las actividades que se programen.

Recibir libremente apoyo moral, emocional o espiritual, cuando sea necesario, siempre respetando sus creencias y libertad de cultos.

Recibir un servicio de calidad, conforme a lo estipulado en el Contrato de arrendamiento firmado entre las partes.

Participar en las evaluaciones que se lleven a cabo sobre el funcionamiento del Conjunto Habitacional y a conocer el resultado de las mismas.

Presentar peticiones o reclamos por escrito por cualquier situación o irregularidad en el servicio prestado, y recibir una respuesta pronta y clara a su solicitud. De igual manera, proponer sugerencias para mejorar la calidad de los servicios.

Guardar confidencialidad sobre la información que usted ha dado o que se ha obtenido durante su permanencia y que ésta sea utilizada únicamente para los fines por usted autorizados en el Formato de Autorización de Manejo de Datos.

Salir del Conjunto Habitacional y entrar en las horas establecidas, esto es de lunes a domingo desde las 7 am hasta las 9 pm. En todo caso deberá informar sobre su salida y posible hora de llegada para dejar registro y poder controlar el ingreso de la totalidad de residentes.

Recibir libremente apoyo moral, emocional o espiritual, cuando sea necesario, siempre respetando sus creencias y libertad de cultos.

Disfrutar del acompañamiento de amigos y familiares durante su estancia en el Conjunto Habitacional.

Recibir un trato digno, humano, amable y cordial, respetando sus creencias y costumbres.